El sector del automóvil está en constante proceso de innovación. Y es que son numerosos los avances que se realizan en los modelos de coches eléctricos para optimizar su funcionamiento y rendimiento.

Pero también queremos destacar las mejoras en los puntos de recarga, ya que son una herramienta imprescindible para el funcionamiento de los vehículos eléctricos.

Dentro de la cartera de las diferentes marcas que ofrecen vehículos eléctricos, existen también distintos tipos de puntos de recarga eléctrica.

En OVANS nos preocupamos por trasladar el conocimiento pleno de los productos de los que disponemos, para conseguir sacarles el máximo partido. Además, de informar a los usuarios del coche eléctrico sobre las disimilitudes y qué tipo de punto o potencia de recarga deben emplear en cada ocasión.

Cada espacio con su punto de recarga

Dependiendo del espacio en el que vayamos a cargar nuestro vehículo eléctrico, y el trayecto que se vaya a realizar, cargaremos el coche con una modalidad u otra.

Los espacios en los que podemos disponer de un punto de recarga en la actualidad son:

  • En nuestro hogar. El punto de recarga que se encuentra en una zona residencial, se ubica en el garaje de casas unifamiliares o edificios en los que realizan la carga durante la noche y se caracteriza por ser el cargador más habitual.
  • En la empresa. Cada vez es más común encontrar puntos de recarga en los parkings privados de la empresa que fomentan el uso del coche eléctrico y para ello les facilitan a sus trabajadores el sistema de recarga. OVANS colaboró con el València Parc Tecnològic instalando el segundo punto de recarga en el área empresarial.
  • En la calle. Gracias a todas las medidas que se implantan para fomentar la movilidad urbana sostenible, los ayuntamientos colaboran con empresas que instalan puntos de recarga para la ciudadanía. Como es el caso de la instalación por parte de OVANS del primer punto de recarga en el municipio de Torrent.
  • En electrolineras. Para aquellos largos viajes que supongan horas en la carretera y que aseguran un trayecto seguro.

Tipos y diferencias de los puntos de recarga

Después de conocer las diversas áreas donde podemos encontrar un punto de recarga eléctrico, es fundamental saber qué tipo de recarga es conveniente emplear para cada vehículo, además de la potencia que proporcionan y en qué momento es más conveniente emplear uno en lugar de otro.

Existen cuatro tipos de carga, que son:
Carga lenta

Se caracteriza por ser un cargador doméstico y que realiza la toma mediante un conector schuko, que es el enchufe convencional que encontramos en cualquier casa para conectar otro electrodoméstico.

Según Foro Coches EléctricosLa carga lenta es la opción más recomendada para cargar las baterías, ya que es la más segura y maximiza la vida útil de la batería, además, si no tenemos acceso a cargadores públicos de esta potencia, podemos instalarlos en nuestra casa y recargar en nuestra propia plaza de garaje durante la noche’.

Aunque en este tipo de carga existen varios niveles, su potencia estándar es de 3,7kW y el tiempo de recarga asciende a las 8 horas, por lo que es recomendable realizarla cuando se vaya a permanecer durante un largo tiempo en el sitio.

Carga semirápida

La toma de corriente de este cargador se realiza por toma SAVE (Sistema de Alimentación del Vehículo Eléctrico) y la potencia que alcanza es de 7,4kW, por lo que el tiempo de recarga se reduce a la mitad que el de carga lenta.

Se suele ubicar en espacios públicos o en empresas, ya que es mejor utilizarlo en ocasiones puntuales.

Carga rápida

La potencia de este cargador aumenta considerablemente en comparación con las dos anteriores, concretamente hasta los 50kW, por lo que el tiempo de espera no supera ni una hora. Se ubican en electrolineras de ciudad o en espacios públicos para aquellos no hayan podido realizar la carga en su domicilio o empresa y tengan que conducir por un tiempo prolongado.

Carga ultrarápida

Este modelo de carga es muy similar al de carga rápida, y se debe usar en ocasiones excepcionales, ya que la potencia puede llegar a los 80kW o más. Por lo que usarla a diario perjudicaría el pleno funcionamiento de una batería del vehículo eléctrico.

El espacio más común donde se encuentra es en electrolineras de carretera, pensadas especialmente para aquellas personas que vayan a recorrer largas distancias y necesiten una carga rápida e intensa.

En OVANS ofrecemos numerosas soluciones para que todos los espacios se adecuen a la movilidad sostenible y potenciar el uso del vehículo eléctrico como alternativa al coche de combustión.

Asimismo, la innovación es un término con el que nos sentimos identificados ya que respondemos de manera integral a los retos tecnológicos y energéticos presentes y futuros.

Share This