El COVID-19 ha provocado un estado de alarma que obliga a toda la sociedad española a permanecer en casa y salir a la calle en casos excepcionales. Por esta razón, es recomendable que cuides tu coche eléctrico para que no le afecte el confinamiento.

Desde OVANS hemos recopilado una serie de consejos que ayudarán a que tu vehículo eléctrico no se estropee en estos días de inactividad, bien lo tengas estacionado en el garaje de casa o en la calle.

Pero independientemente de dónde se encuentre, debemos tener presente la importancia que tiene revisar el estado de nuestro coche, ya que si lo dejamos de lado lo más probable es que no arranque o alguna herramienta se haya visto afectada por el estacionamiento continuo.

4 consejos para tu coche

Como expertos en puntos de recarga para vehículo eléctrico, nuestro equipo de profesionales ha preparado una serie de  recomendaciones para que tu coche se mantenga en plena forma y esté a punto para cuando termine el confinamiento.

Cuida la batería

 No dejes que la batería de tu coche eléctrico muera. Para ello, os recordamos que lo arranquéis, al menos, una vez a la semana durante 10 minutos. De esta manera, evitaremos que la batería se agote y pueda funcionar perfectamente.

Ya que si no lo arrancamos,  podemos conseguir que  esta se descarge de forma completa y su desgaste como consecuencia.

Como bien indica Movilidad Eléctricala recomendación es cargar al menos un 20% antes de volver a usarlo. Y si el tiempo de espera ha sido de varios meses, lo aconsejable es hacer un par de cargas de hasta el 80% antes de retomar su uso”.

Revisa los líquidos

Aunque este factor puede afectar al coche si se encuentra parado a largo plazo, también puede provocarse durante el confinamiento una pérdida líquidos por dos motivos principales:

  1. Que los líquidos se evaporen con el paso del tiempo
  2. O que haya una avería por la que pueda haber una fuga

Para evitar esta situación, deberemos revisar los diferentes liquidos en el momento de volver a conducir nuestro coche: el líquido de frenos, el líquido de parabrisas, el gas refrigerante y los aceites de transmisión, como bien nos indican desde Autofácil.

Comprueba el estado de los neumáticos

En cuanto al estado de los neumáticos, se debe comprobar si están inflados o no. El día en el que el estado de alarma se levante, se puede ir a una gasolinera y comprobar que las presiones de las ruedas son las adecuadas.

Por otro lado, “los neumáticos también pueden deteriorarse cuando tienen el mismo punto de contacto con el suelo durante mucho tiempo” como afirma Autopista.es.

Para evitarlo, lo mejor es que se mueva el coche unos centímetros para que no se encuentre siempre en el mismo lugar.

Cubre el coche con una funda

Si no tenemos la posibilidad de dejar nuestro coche eléctrico en el garaje de casa, es conveniente cubrirlo con una lonaque proteja la pintura de la carrocería. Ya que es mejor evitar la exposición excesiva al temporal que pueda darse, ya sea mucho sol o precipitaciones.

También influyen otros factores como son los excrementos de las aves, o la resina de los árboles. Para esto, se puede limpiar un poco el coche y luego cubrirlo con la funda.

Estos son algunos consejos que esperamos te sirvan de ayuda para cuidar y mantener tu vehículo eléctrico durante el confinamiento.

Por último, si eres de las personas que por causas excepcionales debe desplazarse en coche, y por ende, debes cargarlo en un punto de recarga, también te damos unos consejos para que evites el contagio del COVID-19.

Share This